Todo por el dulce: ¿cómo reemplazar el azúcar por la miel?

2018-09-09T00:49:43+00:00 Por |

A pesar de que el azúcar brinda energía al cuerpo, su exceso es perjudicial para la salud. Es por ello que aquí hacemos unas recomendaciones para limitar su consumo, pero sin perder el sabor dulce.

El azúcar que llega desde un producto natural es una fuente importante en nuestra dieta porque contribuye con la metabolización de grasas saludables y la buena salud del cerebro. Sin embargo, sucede lo contrario con aquella que es procesada.

El azúcar refinada proviene de procesos industriales, los que sirven para acentuar el sabor de manera artificial. Son un alimento sin aporte energético, por lo que no sacian como una fruta, sino que incentivan a comer más. Es decir, tiene un poder adictivo. 

Entre las consecuencias de comer alimentos que contienen azúcar procesada se encuentran las enfermedades cardíacas, obesidad, diabetes, caries, hipoglucemia, entre otras. Cuando una persona consume algún alimento con un índice alto de azúcar refinada, la energía invade su cuerpo, sin embargo este efecto dura muy poco tiempo.

Muchas personas piensan que los edulcorantes son una opción saludable cuando se encuentran a dieta, pero estos productos no contienen el valor nutricional necesario, ya que no tienen fibra, proteína o vitaminas. Es por ello que es recomendable consumir frutas y verduras con dulzor natural, pues son más nutritivas.

La miel es un buen reemplazo frente al azúcar pues tiene múltiples beneficios, tales como la reducción del colesterol en las arterias y prevención de problemas de corazón. Además favorece la digestión de manera natural.